Procesionaria del pino

procesionaria del pino

La Procesionaria del pino es la plaga más importante de los pinares mediterráneos. Debe su nombre de “Procesionaria” a que se desplaza en grupo de forma alineada, a modo de procesión.
A partir de mayo empiezan a volar de nuevo ejemplares de “Thaumetopoea pityocampa”, una mariposa nocturna que en su fase de oruga conocemos como “procesionaria del pino”. Hacen sus nidos en los árboles y se alimentan de sus hojas. Cuando su número es excesivo se convierten en una plaga. A su paso, dejan un panorama desolador de pinos esqueléticos y enfermos aunque muchos de estos árboles volverán a brotar incluso con mayor fuerza.

 

Procesionaria del pino tratamiento

Para solucionar este problema, hay que evitar que la oruga procesionaria del pino baje al suelo.

Aunque la plaga de la procesionaria resulta más peligrosa en Primavera, debemos actuar en previsión para eliminar la Procesionaria del pino colocando unas inyecciones más el insecticida en el árbol, de fácil instalación, entre el 15 de Octubre y el 15 de Diciembre, siendo la mejor época a comienzos del Otoño. En inviernos cálidos, el crecimiento de las orugas se adelanta y como máximo tenemos hasta el 15 diciembre para colocar las inyecciones. Es importante hacerlo cuanto antes pues las orugas en sus primeros días de vida no tienen pelos, así que al caer al suelo no provocan urticarias.

Este tratamiento para combatir la Procesionaria está pensado para pinos ornamentales, es decir, que no se utilizan para recolectar los piñones, y que suele ser el caso en los jardines privados y de comunidades de vecinos.
Por tanto, en el momento que se introduce un producto químico en el pino, se recomienda no consumir los piñones.

También podemos intentar combatir la procesionaria del pino con productos ecológicos. En este caso se trata de poner un “collar” para que las orugas no consigan llegar al suelo. De esta manera no podrán completar su ciclo de vida. Debemos tener en cuenta el perímetro del pino para comprar la trampa. Este artículo se adapta a varios tamaños.

Los dos métodos son perfectamente compatibles. Si queremos estar más seguros de acabar con las orugas podemos usar los dos.

Procesionaria del pino en personas

El problema de la procesionaria del pino es la urticaria. Estas orugas más concretamente sus pelos, son muy urticarios. En contacto con la piel, ya sea de persona o animal, la reacción no se hace esperar. Pero, ¿hasta qué punto puede afectarnos el contacto con la procesionaria del pino?

Como en toda reacción alérgica, la especial sensibilidad de algunas personas puede provocar algún efecto en la salud más grave que las habituales dermatitis  y presencia de ronchas o habones. Se describen procesos de dificultad respiratoria por inflamación de las vías respiratorias. Al igual que muy raramente puede producirse un choque anafiláctico.

El tratamiento suele basarse en medicamentos antihistamínicos principalmente. Pero, esto es mejor consultarlo al médico. Así que tras la reacción, lo adecuado es acudir a un centro de salud.

Procesionaria del pino en perros

La curiosidad de nuestros perros por saber qué son esas orugas que avanzan en cabalgata, altamente urticantes, puede costarle la vida a nuestro perro.

Es en primavera cuando más cuidado hemos de tener, pues es en esta época del año que las orugas bajan de los pinos.

Son extremadamente venenosas: producen urticarias y alergias en personas y en animales. “Las orugas tienen miles de pelillos que son como dardos envenenados que sueltan al sentirse amenazadas”. La procesionaria provoca varias lesiones en los perros: babeo, el animal intenta rascarse desesperadamente la zona afectada, hinchazón de la lengua, la boca, el esófago y el estómago. “En la lengua aparecen unas manchas rojizas o moradas , como ampollas, y se le caen trozos de la lengua por necrosis, aunque esto no es inmediato”. Si el perro ingiere estos gusanos o la zona afectada de la lengua es muy grande “el animal puede morir”. Hay que intentar darse cuenta a tiempo para evitar el roce de las mascotas con estos insectos.

Si observamos estos síntomas en nuestro perro, lo primero es lavar bien la zona afectada con agua templada, el calor destruye la toxina. No se debe frotar la zona ya que romperíamos los pelos urticantes liberando la toxina. Acto seguido acuda a su veterinario habitual o al servicio de urgencias más cercano.

 

Regresar a la página principal




Usando nuestros links de amazon y clicando en la publicidad ayudas a manetener este sitio sin que te cueste ni un euro.

Artículos que te pueden interesar